Noticias

VII Diagnóstico Financiero de la Empresa Española de EADA y Cepyme

10 Mayo 2016

Las empresas españolas se recuperan pero siguen sin alcanzar los niveles de 2009

Las empresas españolas siguen recuperándose de la crisis y mejorando sus principales indicadores económicos. Así lo indica el VII Diagnóstico Financiero de la Empresa Española realizado por EADA y la patronal Cepyme. El estudio, elaborado a partir de encuestas a directores financieros, directores generales, empresarios y controllers de más de 400 empresas españolas, reafirma el cambio de ciclo económico de 2014. “Aunque todavía no se han recuperado los niveles de actividad de 2009, sí es cierto que en el ejercicio de 2015 mejoraron los diez principales indicadores de las empresas españolas”, afirma Rafael Sambola, autor del estudio y director del Master en Dirección Financiera de EADA.

Uno de los datos más significativos es que las empresas españolas alcanzaron el año pasado un aumento de sus ventas del 3,7%, el mayor de los últimos seis años –en 2014 el aumento fue tan solo del 0,3%–. Otro indicador positivo es que un 69% de las compañías tuvo beneficios en 2015, ocho puntos más que en 2014 (61%). Del mismo modo, el porcentaje de morosidad sobre ventas ha descendido hasta el 3%, el nivel más bajo desde 2011, y la rentabilidad económica ha subido hasta el 6,5% –en 2014 fue un 6,1%–.

Más préstamos

Además, el VII Diagnóstico Financiero de la Empresa Española refleja que las pymes españolas tienen menos restricciones de crédito. En concreto, según el estudio, sólo un 21% de estas empresas sufren limitaciones para financiarse, un porcentaje muy inferior al de 2014 (34%) y al de 2013 (41%). Desde Cepyme se apunta que “aunque la concesión de créditos a pymes está todavía lejos de los niveles previos a la crisis, en el último año se ha notado una mejoría en la concesión y en las condiciones de los préstamos”.

De hecho, los últimos datos del Banco de España confirman que los créditos concedidos o refinanciados por la banca a las pymes por un importe máximo de un millón de euros han aumentado cerca de un 10% en el último ejercicio. Así, en 2015 se dieron 165.471 millones de euros en préstamos a pymes, lo que representa el mayor volumen desde 2011.

En cuanto a la financiación, el 53% de las empresas se decanta por los préstamos bancarios y el 40% por el capital o la autofinanciación. El estudio constata que todavía hay pocas empresas que optan por los business angels o inversores privados –apenas un 2,1%–, por el crowdfunding o financiación colaborativa –sólo el 1%– y por el crowdlending o préstamos colaborativos –un 0,34%–.

Exportar tiene ventajas

Otra de las conclusiones principales del informe de EADA y Cepyme es que las empresas que exportan crecen más. En promedio, las compañías que venden al extranjero registraron una mayor facturación –un 66% declara haber aumentado sus ventas frente al 52% correspondiente a las no exportadoras– y una mejor rentabilidad –un 6,6% frente al 6,2% registrado por las que no exportan–. 

Asimismo, las entidades bancarias conceden más créditos y mejores condiciones de concesión a las firmas que salen al exterior. Y, además, el porcentaje de morosidad sobre las ventas es inferior en las exportadoras –un 2,5% frente a un 3,4%–. Por el contrario, el plazo de cobro es ligeramente más favorable a las compañías que sólo trabajan en el mercado interior: 71 días para las que exportan y 64 días para las que no. 

Previsiones para 2016

Los directivos y empresarios se muestran más optimistas que en ejercicios anteriores. El 65% considera que tendrán una mayor facturación y, además, el 37% prevé aumentar su plantilla –aunque este aumento no superará el 7%–. Sin embargo, tres de cada cuatro consultados ven en la incertidumbre política actual el principal riesgo del entorno –un 76%–. Le siguen otros factores como la crisis de los mercados financieros –con un 68%– y la inestabilidad social –un 62%–.

En conclusión, según EADA y Cepyme, se trata de unos buenos datos que son un presagio de que las empresas van en la buena dirección. Aun así, apuntan, no hay que olvidar que se necesita un periodo más largo de crecimiento y estabilidad política y económica para recuperar el terreno perdido durante estos últimos años en las empresas.

 Descárgate aquí el informe completo.